2015 Un año de cal y de arena.

2015 Un año de cal y de arena.

Podríamos decir que el año 2015 fue el año de nuestra consolidación como envasadores a terceros y nuestro primer encontronazo con una administración sedienta.


Este año empezamos a tener clientes y trabajar para varias empresas, de las cuales podemos decir que por desgracia al día de hoy, están casi todas cerradas.

Algunas, para mi parecer, quisieron jugar en ligas que no estaban a su alcance, espero que no les sepa mal, pero es así, en este mundo del aceite, hay muchos competidores y de mucha calidad y casi siempre es muy difícil entrar en un mercado y más difícil aún consolidar la venta.
En cambio, otras sí que fueron siguiendo otro camino más pausado y al final encontraron su lincho de mercado y al día de hoy en 2022 sigue trabajando.

Como me gusta decir, siempre aprendo de todo, de lo bueno y de lo malo y algunos de ellos, les debo que me introdujeran en el mundo de la trufa, luego en el de las especies y las botellas en miniatura y al final, de lo que no se debe hacer nunca, estirar más el brazo que la manga.


Como ya teníamos un almacén más grande, pudimos dar otro enfoque a la tienda y como os he contado en infinidad de ocasiones, al ser de oficio carpintero, me puse a ello y en pocas semanas arregle la tienda y la hice más grande y más adecuada y así empezamos a tener más clientes, sobre todo extranjeros y gente que pasaba por casualidad, la tienda estaba a unos 50 metros de la calle principal, no en una calle transitada, así que era una casualidad poder encontrarla, pero poco a poco, la gente no sé cómo se iba enterando, e iba viniendo a comprar aceite.

Tengo que decir, que de Traiguera no tengo casi clientes, e incluso al día de hoy, siete años después, es muy poca la gente del pueblo que viene a comprar aceite, pero reconozco que la poca que viene, la tengo en gran estima.

Este año nuestro diseñador dejo de trabajar y pasamos a uno nuevo, que cambio por completo la página web y la modernizo, porque los cambios de 2012 a 2015 en internet fueron muy rápidos; Luego también adaptamos el diseño de las etiquetas a la nueva página, (error gran error) y si seguís esta historia, recordaréis que con este, son ya tres los cambios de diseño de las etiquetas y dos errores consecutivos; Los clientes empezaron a decir que no les gustaba, además eran más grandes de lo debido y no quedaban bien, en definitiva tiramos a la basura casi todas y volver a empezar con el primer diseño de 2012, pero un poco más modernizado.

También empezamos a participar en ferias de gastronomía, como Gastrónoma en Valencia y aquí nos dimos cuenta, que al final son más los comerciales que pasan por tú están a venderte su producto, botellas, cajas, etiquetas, etc… Que realmente los clientes que quieren saber de nuestro aceite.
Luego en nuestro caso, nunca cubres con las ventas de la feria, los costes de tres o cuatro días en una capital, a muchas empresas les compense ir a estos sitios, a nosotros nunca nos ha compensado y, por lo tanto, ya hace años que no participamos en ninguna.

Ahora vamos a lo peor de estos 10 años, a principios de año nos llegó una denuncia de la Concellería de agricultura, sobre la primera inspección que nos hicieron en 2013, en nuestra primera envasadora y revisión de etiquetas.
Que casualidad hacía un año y once meses de la inspección y solo faltaba un mes para que caducara el expediente.


Resulta que en aquel año entro a Gobernar en la Comunidad Valenciana el PSOE y Mónica y decidieron sacar todos los expedientes hacia adelante, para darnos un sustito y avisar que no pasaría ni una. Nuestro sustito fueron más de 6000 €, pero les damos las gracias porque al final se quedaron en 1300 €, en definitiva cinco o seis meses de beneficio de aquella época, queda claro que con la de 6000 €, habríamos tenido que cerrar para siempre, era inasumible.


¿Y cuál fue nuestra imprudencia mortal para tal castigo?
Una etiqueta ponía aceites artesanos del Maestrat, pues esta denominación no existe y el aceite no es artesano, FALTA GRABE.
En las etiquetas traseras teníamos dos números, el de registro sanitario del molino y registro agrícola del molino (recordad que lo hacíamos en els Valentins, Cataluña), pues según ellos no era entendible y daba a confusión, FALTA LEVE.
Otra, pusimos made in spain en las etiquetas y es incorrecto, es hecho en España, FALTA LEVE.
Seguimos: La muestra de aceite que tomaron de un depósito con toda la documentación de la empresa donde lo adquirimos (Ffaiges), les salió en su analítica de cata como virgen y no virgen extra, aunque les aportamos toda la documentación de que nosotros lo habíamos comprado y pagado como virgen extra y la culpa era de Ffaiges, nada FALTA GRABE.
Pues si señores y señoras, lo normal a un principiante, es decir, mira tienes esto mal, te damos un plazo para que lo soluciones y si no es así te multaremos, PUES NO, NO FUNCIONA ASÍ, TE MULTAMOS PORQUE ERES MALO Y TE TENEMOS QUE DAR MIEDO PARA QUE NO TE EQUIVOQUES NUNCA MÁS.


Espero que no lo lean desde la administración porque son un poco rencorosillos y seguro me mandan otro sustito.

Facebookyoutubeflickr
Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.